Publicidad Cerrar X

Preocupa la bajante del Río Paraná en Rosario, en plena cosecha

El nivel del río no permite que los barcos salgan a carga máxima. La altura actual es de 90 centímetros, cuando lo habitual para esta época es 3,5 metros.

infocampo

Aunque retrasada por la sequía de inicio de campaña y las precipitaciones sobre el final del ciclo, la cosecha de soja y maíz sigue avanzando en la Argentina. Aun ritmo más acelerado progresa la comercialización.

A pesar de que las condiciones climáticas en la zona agrícola argentina se recompusieron entre marzo y abril, el sur de Brasil no cuenta la misma historia. Allí, los ojos del mundo miran atentos porque la falta de humedad está penando a los rendimientos de los cultivos tardíos (safrinha). No es el único impacto. Además, está cambiando la dinámica del agua de la gran Cuenca de Río Paraná.

De acuerdo la información publicada por la agencia de noticias, Reuters, el nivel del Río Paraná, en el centro de exportación del Gran Rosario, era 90 centímetros este miércoles, muy lejano del promedio registrado entre los años 1996-2020 de 3,58 metros.

Mirá también Piden que se declare la veda en Corrientes por la bajante del Paraná: “Las condiciones son preocupantes”

Por esto, los buques se están cargando con 5.500 y 7.000 toneladas menos, especificaba Guillermo Wade, titular de la Cámara de Actividades Portuarias y Marítimas a Reuters.

Otra fue consultada que dimensionó el impacto económico de lo que está pasando, las brindó Alfredo Sese, secretario técnico de la Bolsa de Comercio rosarina.

“El costo logístico para la industria podría estar entre $ 250 y $ 300 millones, pero esa es una estimación aproximada. Todo depende de cómo evolucione el nivel del río, pero los pronósticos no son alentadores ”, advirtió. Por su parte, la entidad, de acuerdo a lo consultado por Infocampo, sigue de cerca el tema en la búsqueda de aportar mayores precisiones y dialoga con los diferentes actores del sector.

Por su parte, también desde la industria reconocieron a Retuers que el nivel del río está bajando de nuevo.

“Todavía no tanto como el año pasado. Esto está recortando algunas toneladas de los barcos que parten de Rosario”, dijo un ejecutivo, recordando lo que sucedía el año pasado con la gran seca que afectó a la Cuenca.