Publicidad Bajar al sitio
| Infocampo, noticias del campo

Se viene una primavera con muy pocas lluvias

Desde la campaña anterior el área agrícola nacional sufre la falta de lluvias y las perspectivas climáticas no son para nada alentadoras para lo que resta del año. Las precipitaciones se hacen esperar

13.09.2005
Infocampo
Infocampo

Según el informe agroclimático internacional elaborado por la Fundación Climagro, para esta campaña, 2005-2006, las lluvias primaverales podrían sufrir un atraso.

El enfriamiento de los mares que rodean al cono Sur amenaza con prolongarse hasta bien entrada la primavera acentuando la falta de humedad que padece gran parte del área agrícola durante un lapso que podría decidir negativamente el resultado de la campaña.

×

Uno de los pocos factores que podría revertir esta tendencia es que se desarrolle un episodio de “El Niño”, trayendo lluvias abundantes a partir de noviembre en adelante. Esta posibilidad había sido difundida por el Servicio Meteorológico Australiano (Australian Bureau of Meteorology) pero, lamentablemente, durante junio su probabilidad de concretarse disminuyó considerablemente.

El escenario alternativo a un “El Niño” sería bastante preocupante. Si, como indica la mayoría de los centros meteorológicos, durante la campaña agrícola 2005/2006 se desarrollaran condiciones del “Neutral”, se verificará un escenario parecido al de la campaña “2003/2004”.

La falta de lluvias, unida a la baja humedad inicial de los suelos en el oeste y sudoeste del área agrícola, hará que se produzca un impacto de similar o mayor magnitud que en la mencionada campaña anterior, afectando a gran parte del área agrícola.

Las únicas zonas que escaparán a este impacto son el este de la Región del Chaco, la Mesopotamia y el este de la Región Pampeana, que continuarán siendo beneficiadas por la influencia de la corriente caliente del Brasil, que baña las costas del sur de Brasil y el norte de Uruguay, por lo que recibirán lluvias abundantes.

Mientras tanto, el centro y el oeste del área agrícola continuarán sujetos a un elevado riesgo de precipitaciones inferiores a lo normal, que pondrán en peligro la formación del rendimiento de los cultivos invernales y dificultarán la implantación de lo de verano.

Asimismo, habrá que prestar atención al avance de la roya asiática de la soja. El año pasado la entrada de la enfermedad en el territorio argentino se vio frenada por la sequía que sufrieron Paraguay y el sur de Brasil, pero esta temporada, dichas zonas de cultivo están recibiendo abundantes lluvias y altas temperaturas. Por lo tanto, se presentará el peligro de que se verifiquen ataques sobre la soja de invierno, sea cultivada o guacha, y los hospedantes alternativos como el kudzu, generándose una alta concentración de inóculo, que podría atacar a las zonas argentinas desde muy temprano.

Tags