Publicidad Bajar al sitio
| Infocampo, noticias del campo

Técnicos del INTA alertan por el avance de tucuras sapo en Río Negro

Técnicos del Senasa y del INTA detectaron ninfas en pleno desplazamiento. Reconocen que la plaga amplió su área de dispersión y consumo del recurso forrajero, lo que podría generalizarse en diciembre.

06.12.2019
Luciano Balaudo
Luciano
Balaudo

Especialistas del detectaron mangas de ninfas de tucuras sapo (B. clarasiana) en pleno desplazamiento al sur de la provincia de . Se trata de una especie polífaga y voraz que consume prácticamente todo el material verde que encuentre a su paso, desde los tiernos pastos de los mallines hasta los más duros de la estepa.

“En la Argentina, las explosiones demográficas de algunas especies de acridios son un fenómeno recurrente”, explicó Valeria Fernández Arhex, especialista del INTA Bariloche e investigadora del Conicet (IFAB).

×

 “La plaga se encuentra en plena evolución y amplió su área de dispersión, como así también su consumo del recurso forrajero. Esta situación va a continuar hasta el comienzo de la oviposición de las hembras adultas y se podría generalizar a mediados de diciembre”, aseguró la especialista.

En este sentido, Fernández Arhex no dudó en asegurar que, “aunque esporádicas y localizadas, las explosiones demográficas de B. claraziana o tienen efectos devastadores sobre los pastizales donde se desplazan disminuyendo seriamente el forraje disponible”.

Frente a este contexto, desde el INTA consideran urgente la intervención de los productores para el control de la plaga, con la asistencia de organismos e instituciones oficiales nacionales y provinciales.

Para el control efectivo de esta especie, la especialista recomendó un manejo integrado de plagas (MIP) que consiste en la integración de las diferentes tácticas normalmente empleadas que incluyen el control biológico, el cultural, el uso de cebos y, por último, el químico.

 “Sólo se deben utilizar aquellos insecticidas registrados por el Senasa. Resulta clave cuidar el ambiente y trabajar conforme a las buenas prácticas agrícolas y el uso responsable de productos fitosanitarios”, destacó Fernández Arhex.

Asimismo, ponderó el rol que ocupan los controladores biológicos en tucuras, tales como las aves insectívoras, que pueden regular la población de una plaga y beneficiar al ambiente. Tales como Loica común, Tero, Sobrepuesto común, choique, Becasina común, Bandurria, Cachirla común, Pico de plata, Gaucho Serrano, lagartijas y aves de corral como pavos o gallinas.

También hay hongos y bacterias del suelo que pueden atacar los huevos de tucuras. Otros controladores biológicos son microsporidios patógenos de invertebrados, como Paranosema locustae, parásitos intracelulares obligados que infectan los adipositos del cuerpo graso, órgano que, en los insectos, cumplen un rol vital en el metabolismo intermedio y en el almacenamiento de energía.

“De este modo, el entomopatógeno interfiere en el metabolismo del hospedador y compite con este por reservas energéticas vitales, es decir, consumen el tejido adiposo, disminución del peso corporal y/o de la fecundidad y longevidad de los adultos y letargia, entre otros cambios”, expresó la especialista.

gallinas comiendo
03.03.2020 | Por Luciano Balaudo

Las recomendaciones del INTA para evitar el estrés por calor en aves de piso

Advierten sobre los riesgos a los que se exponen los animales con temperaturas de más de 36°C y, brindan recomendaciones de manejo para conservar el bienestar animal y la calidad de los huevos.

alimentos
27.05.2020 | Por Marina Mozgovoj

Inocuidad alimentaria en tiempos de Covid-19

Los alimentos no parecen ser una vía de transmisión tal como ocurre con otros virus. Aún así, es posible que el SARS-CoV-2 pueda persistir en superficies o en objetos utilizados por personas infectadas que los manipulan.

campo soja trilla
21.04.2020 | Por Adriana Sanchez

Las escasas lluvias permitieron una reserva de agua “óptima” para maíz y soja en Buenos Aires

Según el INTA, la escasez de precipitaciones permitió el retroceso de excesos hídricos existentes, de manera tal que las reservas de agua en el suelo de referencia se estiman como adecuadas u óptimas en la mayor parte de la región pampeana.