Publicidad Bajar al sitio
| Infocampo, noticias del campo

Desarrollan un “gel inteligente” a partir de cuernos de vacas

El material se fabrica a base de queratina (una proteína extraída de cuernos de vaca) y podría servir para liberar medicamentos o absorber contaminantes.

15.09.2017
Facundo Mesquida
Facundo
Mesquida

Periodista

Un tipo de gel inteligente, que se hincha o contrae según el pH o grado de acidez del líquido con el que interactúa, fue desarrollado por investigadores argentinos. Y podría tener aplicaciones en medicina y en higiene y sanidad ambiental, indica la publicación de la Agencia CyTA-Instituto Leloir.

El nuevo hidrogel o gel en medio acuoso tiene una consistencia similar a la de la gelatina, es biodegradable “y responde a un estímulo [en este caso, el pH] cambiando una propiedad de manera reversible”, indicó a la Agencia CyTA-Leloir el director del proyecto, el doctor Guillermo Copello, investigador del Instituto de Química y Metabolismo del Fármaco (IQUIMEFA), que depende de la Facultad de Farmacia y Bioquímica (FFyB) de la UBA y del CONICET.

En particular, si se le agregan gotas de jugo de limón (ácido), el gel se encoge expulsando agua de su interior. Pero si se le gotea lavandina (alcalina), el gel se hincha y absorbe agua, explicó Copello.

×

Ese comportamiento peculiar podría derivar en distintas aplicaciones. Por ejemplo, podría servir como matriz o “nanocompósito” que, al encogerse, libere a través de sus poros ciertos medicamentos, como antibacterianos. “O, al expandirse, podría absorber contaminantes en un lecho de agua”, postuló Copello.

Tal como describe la revista “Materials Science & Engineering”, una de las ventajas del hidrogel es que se fabrica con queratina, una proteína con estructura fibrosa que constituye estructuras como pelos, uñas y plumas. Y que, en este caso, fue extraída de cuernos de vaca, un desecho de la industria ganadera. “Por un lado, reducimos la carga de desechos y por el otro generamos un valor agregado a algo que no lo tenía, lo que favorece a la economía de la actividad productiva”, explico el también investigador del Departamento de Química Analítica y Fisicoquímica de la FFyB de la UBA.

Para generar los hidrogeles, los investigadores usan reactivos de la química verde, como soluciones alcalinas acuosas y alcohol etílico, lo que evita que el proceso de producción sea contaminante. El próximo paso, señaló Copello, sería vincularse con alguna empresa interesada para transferir este desarrollo al mercado.

Del trabajo participaron María Luz Peralta Ramos, Joaquín González, Lucas Fabian y María Emilia Villanueva (Premio Nacional L´Oréal–UNESCO “Por las Mujeres en la Ciencia” 2016), todos investigadores del IQUIMEFA; y Claudio Pérez, del Instituto en Investigaciones en Ciencia y Tecnología de Materiales (INTEMA), que depende de la Universidad de Mar del Plata y del CONICET. Y fue financiado por medio de becas  y subsidios de la UBA, el CONICET, la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica (del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva) y el Laboratorio Nacional de Luz Sincrotrón del Centro de Investigación en Energía y Materiales, de Brasil, según publicó la Agencia CyTA-Instituto Leloir.

×
05.12.2019 | Por Luciano Balaudo

Usan escarabajos para elaborar mapas de biodiversidad en Santa Cruz

Investigadores del INTA y el CONICET quienes crearon el mapa potencial de biodiversidad a partir de estos coleópteros. Avanzan así en la caracterización ambiental, usos del suelo y análisis de eficacia de las áreas protegidas en la Patagonia austral.

15.10.2019 | Por Facundo Mesquida

Un estudio demuestra que el glifosato tiene un impacto negativo en las abejas de miel

El estudio en conjunto entre dos facultades de la UBA encontró que la presencia de este agroquímico en el alimento de las larvas impactó de forma negativa en su supervivencia al retrasar su crecimiento y disminuir el tamaño que alcanzan de adultos.

04.10.2019 | Por Luciano Balaudo

Especialistas del Conicet hallaron peces capaces de sobrevivir en ambientes extremos

El descubrimiento se dió en las lagunas de Santa Bárbara, Jujuy. Los peces desarrollaron mecanismos fisiológicos para regular la concentración de azufre en sangre y para captar grandes cantidades de oxígeno de la superficie.