Publicidad Bajar al sitio
| Infocampo, noticias del campo

El ejemplo de Brasil en biocombustibles

Todos los países vienen encarando acciones en diferentes ámbitos tendientes a acomodarse para la nueva realidad energética signada por los altos precios del petróleo. Alianza entre la Sagpya, el IICA y el INTA para investigación y el desarrollo de acciones legislativas.

09.09.2005
Infocampo
Infocampo

El incremento en los precios del petróleo a nivel internacional aún no se percibe en nuestro país dada la regulación indirecta de los mismos. No obstante, la SAGPyA, el IICA y el INTA están elaborando un estudio sobre esta temática, dando sustento a las futuras acciones a emprender a nivel nacional en los aspectos legislativo y de investigación.

En el marco de este estudio visité a los principales actores de gestación de nuevas fuentes en Brasilia.

×

Adelante. Brasil es un país líder en producción y consumo de biocombustibles y es tomado como modelo a seguir por el resto del mundo. Su programa Alcohol se ha fortalecido y consolidado.

Hoy las mezclas en todas las naftas rondan el 23% y a esto se ha sumado la tecnología Flex incorporada a los autos de última generación. La novedad radica en que el usuario puede seleccionar qué tipo de combustible utiliza en su automóvil desde 100% de alcohol hasta 100% de nafta. Las ventas superan las 300.000 unidades.

Biodiésel. En cuanto al biodiésel se ha lanzado un vasto programa nacional fundamentado tanto en los aspectos energéticos como sociales ya que se busca la producción de oleaginosas alternativas adaptadas a climas semiáridos que puedan ser explotadas por familias de bajos ingresos. Las empresas adquieren las semillas para la producción del biodiésel y obtienen un certificado “social” del producto con varias ventajas impositivas.

El programa está manejado a nivel de presidencia interactuando los diversos ministerios vinculados al tema. Los cultivos en que se basan estas alternativas son el ricino y la palma, que tienen un alto rendimiento en aceite por hectárea.

Costos. El gobierno brasileño está decidido a afrontar eventuales diferencias en los precios relativos de manera de afianzar estas alternativas energéticas.

Paralelamente los centros de investigación y universidades están trabajando en diferentes alternativas. Tuvimos la oportunidad de visitar un nuevo centro de estudios de la Universidad de Brasilia donde se llevan invertidos más de u$s 1 M. El EMBRAPA, equivalente a nuestro INTA, se encuentra en estos momentos elaborando un proyecto nacional de investigación y desarrollo.

Nuestro país debe fortalecer e incentivar acciones que nos permitan no perder este tren de los biocombustibles que avanza a toda velocidad en el resto del mundo.

Jorge Hilbert

Especial para Infocampo

Tags