Publicidad Cerrar X

El Senasa ratificó que promueve el uso racional del “Patrimonio Verde”

El organismo realiza acciones de diagnóstico y control de plagas en más de 34 millones de hectáreas de bosques nativos e implantados.

La extensión de su territorio y la diversidad de sus climas permiten a la Argentina poseer una importante riqueza forestal. Este patrimonio es un recurso esencial de nuestro país que contribuye al bienestar y la mejora en la calidad de vida de la población a través de beneficios tales como la regulación del clima, la biodiversidad, la protección de cuencas hídricas, la conservación del suelo, la provisión de agua y el mantenimiento de los ecosistemas. Por eso, su importancia a nivel productivo, social y ambiental es estratégica.

La superficie forestal argentina está conformada por 33,1 millones de hectáreas de monte nativo y aproximadamente 1,2 millones de hectáreas de monte implantado. Los bosques de nuestro territorio se caracterizan por su gran densidad y baja frecuencia específica (es decir, pocos ejemplares de la misma especie por hectárea), esto significa que aproximadamente un 12% de la superficie total de nuestro país está compuesta por espacios forestales con características propias.

Según datos del Ministerio de Agricultura Ganadería y Pesca de la Nación, existen más de 42 mil hectáreas destinadas a la producción. Esto implica que aproximadamente el 2% del Producto Bruto Interno Nacional (PBI) corresponde a la industria de base forestal.

La actividad ocupa un interesante rol dentro de las economías regionales con un gran potencial a partir de la disponibilidad de recursos naturales subutilizados que permitiría incrementar el nivel productivo y la calidad de los productos forestales que provengan de extracciones autorizadas para asegurar el uso de estos recursos a perpetuidad.

Con respecto a las perspectivas, desde asociaciones de productores forestales prevén que, en base a un análisis del sector, la Argentina tiene un potencial disponible para alcanzar una superficie de 5 millones de hectáreas forestadas y que, de lograr esta expansión, el país podría triplicar sus exportaciones pasando de los 800 millones exportados en 2012 a superar los 3000 millones de dólares en un lapso aproximado de 10 años.

“Las características de la Argentina ubican a nuestro país entre las regiones del mundo con mayores ventajas naturales por el rápido crecimiento de sus plantaciones y su potencial productivo”, indica la presidenta del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), Diana Guillén.

Este Organismo, en línea con la estrategia de fomento y desarrollo de la actividad forestal que impulsa el titular del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Carlos Casamiquela, ocupa un rol central con sus intervenciones en esta cadena con acciones destinadas a la prevención, el diagnóstico, el control y la erradicación de plagas forestales, que ha permitido que el país mantenga determinados estatus sanitarios (como el sostenimiento de los niveles poblacionales de la plaga Sirex noctilio por debajo de los umbrales de daño mediante la liberación de controladores biológicos).

Como consecuencia de esto, las exportaciones en el sector han aumentado en los últimos años y se prevé que continuará este incremento basado en el crecimiento de la demanda en calidad y cantidad de productos y subproductos forestales, tanto en nuestro país como a nivel mundial: lo que abre un sector de trabajo con gran potencial para el agregado de valor en toda la cadena.

Seguí leyendo:

Temas relacionados:

Notas relacionadas: