Publicidad Bajar al sitio
| Infocampo, noticias del campo

Identifican el gen que causa la fusariosis de la espiga

Técnicos del USDA reconocieron mediante exámenes de ADN 16 especies del hongo que causa una de las más severas enfermedades del cultivo de trigo. Aquí, las investigaciones apuntan a prevenir la aparición de la patología.

24.05.2005
Infocampo
Infocampo

La fusariosis de la espiga es una enfermedad que ataca al cultivo de trigo y provoca pérdidas cuantiosas y que produce micotoxinas peligrosas para la ingesta humana y animal. Es considerada en todo el mundo como de difícil control.

Investigadores estadounidenses lograron un importante avance aplicando técnicas de identificación basada en las pruebas de ADN.

×

Mediante el procedimiento pudieron determinar 16 especies del hongo que pueden causar la fusariosis de la espiga.

En los Estados Unidos, entre los años 1998 y 2000, estos patógenos causaron 2,7 mil millones de dólares en pérdidas a la agricultura.

La prueba fue desarrollada por los genetistas moleculares Todd Ward, Dave Starkey, Kerry O’Donnell y Brent Page del Centro Nacional para la Investigación de Utilización Agrícola.

Aporte: Este avance permite por primera vez identificar simultáneamente todos los patógenos importantes que causan la enfermedad y predecir las toxinas que ellos podrán provocar.

La prueba podrá utilizarse para comprender la distribución de estos patógenos mundialmente así como para determinar si una especie individual del causante prefiere ciertas cosechas o ambientes.

Adelantaron que esta información es esencial para el desarrollo de estrategias eficaces para controlar las enfermedades, incluyendo la producción de cultivos de cereal con una resistencia amplia a los patógenos de la familia fusarium que causan la “fusariosis de la espiga”.

Localmente: En el país, los investigadores trabajan en la búsqueda de diferentes herramientas para prevenir y controlar esta enfermedad. “Se avanzó mucho en caracterizar las condiciones climáticas predisponentes para su aparición, lluvia, humedad relativa del ambiente y temperatura”, dijo a Infocampo, Marcelo Carmona, de la cátedra de fitopatología de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires.

En cuanto al manejo de la patología, Carmona especificó que es “complicado porque si se aplica un fungicida, éste no actúa una vez que la enfermedad ya está presente. El hongo ingresa por las anteras y el producto químico debería llegar a ese reducido espacio para atacarla. Debe mojar las flores que son muy pequeñas”, dijo.

“Básicamente intentamos obtener las herramientas para prevenir su aparición. Investigadores intentan, además, el desarrollo de variedades con resistencia genética, pero hasta el momento no hubo avances importantes. Hay variedades de trigo chino que los tienen, pero la contrapartida es que son de menor calidad y de bajo rendimiento”, explicó el especialista.

¿Cómo es la patología?

Marcelo Carmona señaló que los síntomas más reconocibles son el blanqueamiento de las espigas y la formación de una masa rosada sobre las estructuras florales.

En general, ataca cuado se dan largos períodos de lluvias y temperaturas superiores a 20°.

Verónica Puig

vpuig@infocampo.com.ar

Tags