Publicidad Bajar al sitio
| Infocampo, noticias del campo

La campaña 2005/06 llega con mucho calor y poca agua

Es normal que durante el mes de enero las lluvias disminuyan en la mayor parte del área agrícola. No obstante, en la campaña 2005/06 se esperan temperaturas que se eleven por encima de lo normal.

08.11.2005
Infocampo
Infocampo

Es probable que, debido a la particular distribución de la temperatura de los mares que rodean al cono Sur, en esta temporada las lluvias se retiren en forma temprana y regresen con cierto retraso.

Además, es probable que las temperaturas se eleven por encima de lo normal a causa de la fuerte sequía que viene afectando al centro del Brasil. La extensa superficie con suelos secos que se extiende sobre esa enorme región se ha convertido en una fuente generadora de aires calientes.

×

La combinación de escasas lluvias y altas temperaturas provocará un gran consumo de la humedad del suelo. Las zonas con buenas reservas hídricas podrán atravesar este período con éxito, pero las que entren en el verano con bajos contenidos de humedad correrán un elevado riesgo.

La consultora de climatología aplicada, Adriana Basualdo, evaluó las perspectivas climáticas para el próximo ciclo agrícola.

Consultada sobre las reservas hídricas en el suelo, la especialista indicó a Infocampo que “el sur de Buenos Aires y el oeste de la región pampeana están al límite”.

“Córdoba y San Luis no tienen reservas de humedad adecuada dado que las últimas lluvias no alcanzaron para mejorar mucho la situación”, dijo Basualdo.

El NEA es una zona de alto riesgo con reservas regulares a escasas, aunque el sudeste del Chaco “es el área más complicada”.

Futuro. Lo expuesto genera una seria preocupación en lo que hace a la perspectiva a mediano y largo plazo. Durante el último cuarto del siglo pasado, un incremento del régimen de lluvias favoreció el avance hacia el oeste de la frontera agropecuaria.

Sin embargo, existen fuertes indicios de que este cambio estaría comenzando a revertirse. Muchos investigadores coinciden en señalar que las regiones Noroeste, chaqueña y pampeana de Argentina presentan un ciclo de precipitaciones de larga duración, que observa fases húmedas y secas, separadas por fases de transición.

La bendición y las condiciones para la roya.

A partir de febrero, las lluvias comenzarán a regularizarse. Aunque es probable que este proceso resulte algo irregular, para mediados de mes las condiciones se encontrarán cerca de sus valores normales.

A partir de dicho momento, cabe esperar un cambio en el ambiente, pasando a predominar condiciones de alta humedad en la mayor parte del área agrícola, verificándose un escenario más homogéneo que el anterior. No obstante, se mantendrá cierto contraste entre el Oeste, que permanecerá algo seco, y el Este, que experimentará fuertes excesos.

Hacia el final del verano se producirán tormentas localizadas intensas, con riesgos de granizo y vientos.

Durante este lapso se incrementará el riesgo de enfermedades fúngicas con especial intensidad en las situadas en el este del país. Será necesario prestar especial atención al peligro de ataques de roya asiática de la soja.

Tags

La campaña 2005/06 llega con mucho calor y poca agua

Es normal que durante el mes de enero las lluvias disminuyan en la mayor parte del área agrícola. No obstante, en la campaña 2005/06 se esperan temperaturas que se eleven por encima de lo normal.

08.11.2005
Infocampo
Infocampo

Es probable que, debido a la particular distribución de la temperatura de los mares que rodean al cono Sur, en esta temporada las lluvias se retiren en forma temprana y regresen con cierto retraso.

Además, es probable que las temperaturas se eleven por encima de lo normal a causa de la fuerte sequía que viene afectando al centro del Brasil. La extensa superficie con suelos secos que se extiende sobre esa enorme región se ha convertido en una fuente generadora de aires calientes.

×

La combinación de escasas lluvias y altas temperaturas provocará un gran consumo de la humedad del suelo. Las zonas con buenas reservas hídricas podrán atravesar este período con éxito, pero las que entren en el verano con bajos contenidos de humedad correrán un elevado riesgo.

La consultora de climatología aplicada, Adriana Basualdo, evaluó las perspectivas climáticas para el próximo ciclo agrícola.

Consultada sobre las reservas hídricas en el suelo, la especialista indicó a Infocampo que “el sur de Buenos Aires y el oeste de la región pampeana están al límite”.

“Córdoba y San Luis no tienen reservas de humedad adecuada dado que las últimas lluvias no alcanzaron para mejorar mucho la situación”, dijo Basualdo.

El NEA es una zona de alto riesgo con reservas regulares a escasas, aunque el sudeste del Chaco “es el área más complicada”.

Futuro. Lo expuesto genera una seria preocupación en lo que hace a la perspectiva a mediano y largo plazo. Durante el último cuarto del siglo pasado, un incremento del régimen de lluvias favoreció el avance hacia el oeste de la frontera agropecuaria.

Sin embargo, existen fuertes indicios de que este cambio estaría comenzando a revertirse. Muchos investigadores coinciden en señalar que las regiones Noroeste, chaqueña y pampeana de Argentina presentan un ciclo de precipitaciones de larga duración, que observa fases húmedas y secas, separadas por fases de transición.

La bendición y las condiciones para la roya.

A partir de febrero, las lluvias comenzarán a regularizarse. Aunque es probable que este proceso resulte algo irregular, para mediados de mes las condiciones se encontrarán cerca de sus valores normales.

A partir de dicho momento, cabe esperar un cambio en el ambiente, pasando a predominar condiciones de alta humedad en la mayor parte del área agrícola, verificándose un escenario más homogéneo que el anterior. No obstante, se mantendrá cierto contraste entre el Oeste, que permanecerá algo seco, y el Este, que experimentará fuertes excesos.

Hacia el final del verano se producirán tormentas localizadas intensas, con riesgos de granizo y vientos.

Durante este lapso se incrementará el riesgo de enfermedades fúngicas con especial intensidad en las situadas en el este del país. Será necesario prestar especial atención al peligro de ataques de roya asiática de la soja.

Tags