Publicidad Bajar al sitio
| InfocampoTV

La lluvia llegó, pero la tierra sedienta ya agrietó el futuro

Mientras las lluvias brindan un pequeño respiro a los productores chaqueños, que igualmente perdieron la campaña de girasol y de soja de primavera y observan atónitos la complicada situación de la ganadería provincial, tanto en Santa Fe como en Córdoba anticiparon que la producción láctea se vería perjudicada por la falta de pasturas, a lo... Read more »

Print Friendly, PDF & Email
29.09.2004 | Por Infocampo
Infocampo

Mientras las lluvias brindan un pequeño respiro a los productores chaqueños, que igualmente perdieron la campaña de girasol y de soja de primavera y observan atónitos la complicada situación de la ganadería provincial, tanto en Santa Fe como en Córdoba anticiparon que la producción láctea se vería perjudicada por la falta de pasturas, a lo que sumarían los precarios rindes de los cultivos de la fina.

A pesar de que ayer y anteanoche llovió mucho “en la zona de Resistencia, en el interior el agua fue despareja: en algunos lugares cayeron fuertes chaparrones y en otros poco milimetraje. Si hubiera caído 80 milímetros en toda la provincia sería un principio de arranque, pero una lluvia dispar de 9 a 15 milímetros en territorio resquebrajado no alcanza para un comienzo equilibrado”, dijo a Infobae Hugo Morand, ministro de la Producción de Chaco.

×

Morand cuantificó que la seca ya provocó la muerte de “alrededor de 120 mil cabezas bovinas y seguro van a morir más, porque hay un efecto por el rebrote de las pasturas: los animales van a alimentarse con pasto recién nacido, le generará diarrea y con la debilidad que ya tienen, el proceso de salida va a ser cruento”, destacó.

El ministro puntualizó que la sequía afecta a “un total de 2,5 M de cabezas: 1,5 M son vacas y terneros, y 1 M son vaquillonas y novillos de recría, por lo que la valuación de las pérdidas rondará los $200 M”.

Al hablar de los daños, Morand lamentó también la “pérdida de toda la campaña girasolera y de la de soja de primavera. En ambos casos se habían destinado unas 300 mil hectáreas para cada cultivo”.

No obstante, la expectativa ahora está depositada en la soja de segunda y el algodón “que se comenzará a implantar a partir de octubre, si los pronósticos son certeros y continúan las lluvias hasta fin de año”, dijo el funcionario, antes de aclarar que “igualmente los informes son contradictorios”.

Por su parte, el titular de la Federación Chaqueña de Sociedades Rurales (Fechasor), Carlos Vera, dijo a Infocampo Radio que la lluvia caída “fue importante y parecería que fue generalizada en gran parte de la provincia, con lo cual se abre la posibilidad de establecer un cronograma de siembra”.

En Santa Fe, en tanto, se están produciendo algunas lluvias en el norte y el oeste, “pero el nivel de agua caído no es suficiente”, dijo a Infobae Luis Tanino, ministro de Agricultura provincial, quien precisó que “el 70 o 75% de las hectáreas están afectadas por la sequía”.

En la región también se perdió la “oportunidad de sembrar girasol, la soja se está atrasando, al igual que el maíz y el sorgo de primera, y no quedan más alfalfas nuevas”.

Tanino reconoció que si bien todavía “no hay reducción en la entrega de leche, de seguir así en 10 ó 15 días vamos a tener problemas porque se terminaron todas las reservas”.

En Córdoba, “1 M de hectáreas están afectada por la seca: se perdió el 70 u 80% de la cosecha fina y más del 60% de la campaña triguera”, aseguró a Infobae el titular de Cartez, Néstor Roulet.

El dirigente precisó que tampoco hay humedad en el perfil para sembrar maíz ni soja y “de los trigos ninguna pasará los 15 quintales”.

Pero, el tema más preocupante “es el tambo, la merma en producción de leche es considerable y la elevación de los costos es notable, porque hay que hacer rollo, o comprar en otra zona, o alimentar con más granos, debido a que las pasturas están destruidas”, concluyó.

Marianela Garbini

mgarbini@infobae.com

Tags