Publicidad Cerrar X

La última estocada al trigo en la zona núcleo: la helada tardía del fin de semana largo

Con un 80% de la superficie entre regular y mala, el evento climático termina por definir el destino de muchos lotes del cereal. Los reportes de productores en las redes sociales que lamentaron este fenómeno.

Si había alguna esperanza de que, ciertas lluvias, por más escasas o erráticas que hubieran sido, revitalizarían al cultivo de trigo en la zona central del país, esas expectativas, prácticamente, ya no existen.

La helada tardía del fin de semana las extinguió. Y las redes sociales se hicieron eco de los acontecemientos.

Previamente a este antipático suceso, la Bolsa de Comercio de Rosario, decía que “era efectiva la pérdida del 10% de la superficie triguera. Restan 400.000 hectáreas, un 34%, en muy malas condiciones que podrían seguir el mismo destino. Las lluvias llegaron para muy pocos. Solo un 30% de la región había superado los 5 milímetros”.

MIRÁ “Dejen de esquilmarnos”: el ruego de una Rural del interior ante la sequía

Regionalizando, la entidad sostenía que la peor parte de la falta de lluvias se ubicaba en el sudeste santafesino, con registros entre 2 a 4 milímetros, y hacia el nordeste numerosas localidades sin lluvias.

De esta forma, se estaba muy lejos de mostrar un cambio de rumbo en el patrón seco que afectaba al centro de la región pampeana, advertían.

LAS HELADAS QUE COMPLICAN TODO

Más allá de esto, se pronosticaba que, con la llegada de un frente frío del fin de semana, había posibilidad de heladas.

Más datos de la Bolsa, indicaban que, de las 1,2 millones de hectáreas sembradas con trigo que siguen hacia cosecha, un 34% está en mala condición, 46% regular, 18% bueno y 2% muy bueno.

“El año pasado a esta misma fecha se hablaba de ‘pisos’ de rinde de entre 35 a 40 quintales. Ahora, este ciclo, en la región núcleo, los techos de rinde esperables están en 30 a 35 quintales por hectárea y en las mejores localidades. Los agrónomos coinciden en que con cada semana que pasa sin lluvias importantes, los rindes se ajustan hacia abajo y cada vez es más difícil pensar en una recuperación.

Finalmente, las heladas sucedieron y así se reflejó el lamento de los productores en las redes.