Publicidad Bajar al sitio
| Infocampo, noticias del campo

Negri: “El laboratorio cuida la inocuidad de los alimentos y la sanidad productiva”

El presidente del Senasa destacó el rol del Laboratorio Vegetal al inaugurar su primera etapa junto con el secretario de Gobierno de Agroindustria, Luis Etchevehere, y otras autoridades.

13.06.2019
Facundo Mesquida
Facundo
Mesquida

Periodista

“Es una alegría poder mostrar lo que hacemos para cumplir nuestro rol en la de cuidar la del sistema productivo, hacerlo sustentable en el tiempo y garantizar inocuos para los consumidores”, señaló el presidente del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (), , durante el acto de inauguración de la primera etapa del Vegetal del Organismo, en la localidad bonaerense de Martínez.

Del acto participaron, además, el secretario de Gobierno de Agroindustria, Luis Miguel ; su par bonaerense, Leonardo Sarquís; el vicepresidente del Senasa, Guillermo Rossi; el intendente de San Isidro, Gustavo Posse, y el director general de Laboratorio y Control del Senasa, Rodrigo Bunge, entre otros.

×

El Laboratorio de Referencia del Senasa, ubicado en Talcahuano 1660 de la localidad bonaerense de Martínez, es quien define y establece los métodos y protocolos de análisis oficiales utilizados en la Argentina, en el ámbito de su incumbencia. Considerado el primero en su tipo en América Latina, está constituido por dos laboratorios centrales: Animal y Vegetal. En sus 9 mil metros cuadrados trabajan 300 profesionales.

“La integración de los laboratorios Animal y Vegetal del Senasa es fundamental. Significa una mirada de largo plazo en el rol del Organismo como garante de la de los alimentos que consumen los argentinos y de los países que compran nuestros productos”, aseguró Negri.

También destacó a “los profesionales que integran el Laboratorio, que es de referencia internacional. Ellos son parte fundamental del trabajo del Senasa en cuidar la sanidad e inocuidad de los agroalimentos argentinos”.

Los análisis que se realizan en ambos laboratorios del Senasa –de referencia internacional– resultan un aporte esencial para el control de plagas y enfermedades que pueden afectar a los productos agropecuarios y atentar contra la inocuidad de los alimentos que consumimos.

También resultan claves para el control y erradicación de enfermedades y plagas, que juegan un rol esencial en el mantenimiento de los estatus fitozoosanitarios alcanzados por la Argentina y para la conservación y ampliación de mercados externos.

Negri resaltó que “los laboratorios del Senasa trabajan para darle soporte a la cadena agroalimentaria en todo el país previniendo plagas y enfermedades y garantizando la inocuidad”.

La obra inaugurada –planta baja, piso técnico e invernáculo que aloja a la Coordinación de Plagas, Enfermedades de las Plantas y Bioinsumos– demandó una inversión de 9 millones de dólares en infraestructura y fue diseñada según normas de bioseguridad nacionales e internacionales.

Una vez terminada la obra, se mudarán a las nuevas instalaciones las dos coordinaciones restantes: la de análisis de inocuidad vegetal y la de agroquímicos, fertilizantes y contaminantes inorgánicos.

brucelosis senasa
28.05.2020 | Por Ivana Moncá

Brucelosis canina: vigilancia epidemiológica activa en Esquel

El Senasa participó de un muestreo en ejemplares para el diagnóstico en esa ciudad de Chubut. La enfermedad ingresa al organismo de los canes esencialmente a través de la vía genital, como así también conjuntival, oral, nasal y de modo transplacentario. Además, es una zoonosis poco frecuente.

12.06.2020 | Por Claudio Glauber

Cuidados en el tambo para no sufrir pérdidas en invierno

Cuando la falta de previsión es mucha, se puede incluso llegar a casos de subsiguiente infertilidad y hasta posible mortandad de ejemplares. Por eso la necesidad de llegar a los fríos invernales con la prevención adecuada.

29.07.2020 | Por Facundo Mesquida

Cuáles son las nuevas tendencias alimenticias que surgieron con la pandemia

La caída del consumo de los snacks y el aumento en las ventas de harina, aceite y fideos son algunos de los cambios más significativos que generó el coronavirus.