Publicidad Cerrar X

Un millón de empleos pueden perderse si se dispara la inflación

La Fundación Observatorio PyME advirtió que en un escenario de "estanflación" grave se destruirían 1.200.000 puestos en el sector. El "escenario más probable" es que 400.000 personas se queden sin trabajo, señalaron.

De acuerdo al nuevo Índice de Precios al Consumidor del Indec, en los tres primeros meses del año la Argentina tuvo un aumento del 10 por ciento. Esas son las cifras más conservadoras. Tanto las consultoras privadas como las mediciones que realizan el gobierno porteño y la provincia de San Luis coinciden en señalar que fue aún más alto. Ante ese panorama, la Fundación Observatorio PyME advirtió que el país ya se encuentra en un período de “estanflación”.

Se trata de uno de los escenarios más temidos por los economistas, debido a la combinación de un estancamiento en la economía y un alza pronunciada en los precios. Según el informe especial “Productividad, devaluación, inflación y desempleo en las PyME en 2014” que publicó este martes la consultora, tanto en un caso de inflación creciente como en un panorama estable o decreciente habrá pérdida de puestos en el sector. En lo que consideraron el “escenario más probable”, se producirá una escalada de precios importante que irá acompañada de una caída en torno del 1% en el empleo PyME. Eso significa que unas 400.000 personas quedarían sin trabajo.    

“En un escenario de inflación alta y creciente, podría ser posible que el desempleo en el segmento de las PyME se situara en un rango de disminución en torno del 1%. En cambio, en un escenario de inflación alta pero decreciente, en torno del 35/30%, podría ser posible que el desempleo  aumente entre el 2 y el 3%. En todos los escenarios estos cambios significan la desocupación entre 400.000 y 1.200.000 personas”, advirtió la Fundación Observatorio PyME.

La organización consideró que hoy en día ya es “imposible” mantener el crecimiento y al mismo tiempo combatir la inflación. El nuevo Índice de Precios al Consumidor, el programa de Precios Cuidados, el recorte de subsidios y la suba en las tasas que dispuso el Banco Central llevan a pensar que el Gobierno se inclinó por esta segunda opción. “Si la política pública lograra por esta vía bajar la inflación, el desempleo aumentará”, advirtieron.

Las más afectadas serán las empresas del sector manufacturero que abastecen el consumo interno, debido a que sus costos se vieron encarecidos por la devaluación que afectó la importación de insumos irremplazables y al mismo tiempo sus ventas se estancan o incluso decaen por la retracción en el consumo.  Un panorama más favorable tienen en cambio aquellas compañías que trabajan con la exportación de bienes y servicios, debido a que la cotización del dólar en torno a los 8 pesos aumentó sus beneficios.

“La devaluación arrojó perspectivas neutras para el sector manufacturero, pero positivas para el sector de los servicios exportables. Sin embargo, las diferencias de peso en la estructura económica entre estos dos sectores son enormes. Y, debido a las notables diferencias en las competencias requeridas, no es posible albergar la esperanza de que los desempleados del sector manufacturero encuentren empleo en el sector de los servicios para la exportación”, evaluó la Fundación Observatorio PyME.

Seguí leyendo:

Temas relacionados:

Notas relacionadas: