En la etapa final

Empezamos a transitar la etapa final de la cosecha y por ahora la cosa viene normal tanto en nuestro país como en Brasil.

Según el último informe del USDA, la región va a aportar 169 millones de toneladas. Ahora bien, en Brasil la cosecha, al parecer de algunas consultoras, podría alcanzar los 108 millones de toneladas. Esto significa 4 millones de toneladas más de lo estimado por el USDA. En Argentina, el daño por las lluvias caídas no parece haber sido tan grande como se pensaba y el USDA estima 55,5 millones de toneladas. Las bolsas locales estiman la producción inferior al USDA entre 0,7 y 1 millón de toneladas. Además, ya hemos tenido los primeros datos del USDA sobre la nueva campaña en el hemisferio norte, estimando un incremento del 5,5% del área a sembrar, por encima de lo que esperaba por el mercado. Es decir, hay abundante oferta. Por el lado de la demanda, el nivel de exportaciones desde los EU ha mermado, virando hacia Sudamérica, cosa normal para esta época del año. De hecho, Brasil ha marcado record de exportaciones a China, quienes ya han cubierto sus necesidades de importación de marzo en un 90% y de abril en un 65%. La demanda ha estado muy activa durante todo el año y esto ha sostenido los precios. Consideramos que, de no mediar algún imprevisto con el clima, los números de la cosecha sudamericana rondarán los que estamos viendo en las estimaciones actuales. Por ende, el mercado estará dominado por factores técnicos. Hay que prestar atención a dos datos: el primero es que los fondos están comprados en 14,6 millones de toneladas y esto puede ser bajista, si deciden liquidar su posición. Segundo, que a EU lo preside Trump y sus decisiones pueden alterar el mercado para arriba o para abajo. De hecho, en esta última semana hubo rumores de que haría cambios al programa de los biocombustibles, lo que implicaría un aumento significativo de la demanda, y esto levantó las cotizaciones. La clave: el clima hasta que la cosecha en Sudamérica esta levantada. En nuestro país, los precios en el disponible rondan los $ 4000 – $ 4.100, mientras que a mayo vale u$s 255 sin variaciones en esta semana

Por el lado del maíz, los rumores Trump mencionados también sirvieron de apoyo a las cotizaciones. No obstante, la noticia más relevante, en este último tiempo, ha sido la estimación del USDA acerca del área a sembrar en la campaña que viene por los productores norteamericanos. En efecto, la reducción del área fue del 4,3% fue mayor a lo que el mercado esperaba, dando sustento a las cotizaciones. Además, los números tanto de ventas de exportación semanales, desde EU, como de embarques siguen siendo buenos. Pero las buenas condiciones en Sudamérica hacen de contrapeso a este apoyo. Nuevas estimaciones dan guarismos de producción por encima de lo estimado por el USDA en su último informe. Según el organismo norteamericano, Brasil y Argentina aportarán 123 millones de toneladas. No obstante, las estimaciones desde nuestra región la incrementan en 12 millones de toneladas. Es decir, más producción. Datos a seguir: política de China en cuanto a desalentar la siembra del cereal en función de los abundantes excedentes que tienen, la acción del parlamento mexicano que está pensando en implementar una ley para comprar maíz a Sudamérica en respuesta a las medidas de Trump y la actitud de los fondos ya que están comprados en 8,9 millones de toneladas. En nuestro país, los precios del disponible se ubican en torno de los $ 2.400, mientras que los forwards cotizan a u$s 150.

Gustavo Picolla – Agroeducación

Gustavo Picolla