Publicidad Bajar al sitio
| InfocampoTV

Afirman que el 42% de las frutas y verduras que consumimos tienen exceso de plaguicidas

Así lo advirtió un informe elaborado por las universidades de Buenos Aires (UBA) y La Plata (UNLP) sobre la Ciudad de Buenos Aires.

12.07.2017
Marina Friedlander
Marina
Friedlander

Periodista

Un estudio elaborado por las universidades de Buenos Aires (UBA) y La Plata (UNLP) señaló que el 42% de las frutas y verduras que consumen los porteños “no cumple con la norma sobre uso de plaguicidas”.

“Los alimentos exceden los valores establecidos o presentan residuos de estos químicos no permitidos o registrados para ese cultivo”, señaló el estudio al que accedió la agencia Télam. 

En ese sentido, la investigación reveló que en el 61% de los alimentos estudiados se detectó al menos un plaguicida, mientras que 11% presentaron mezclas de más de tres plaguicidas y en un cuarto del conjunto se detectaron al menos dos.

×

Por otro lado, detalló que el 4% de las muestras contenía concentraciones de plaguicidas por encima de los límites máximos de residuos (LMR) permitidos por el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), dependiente del Ministerio de Agroindustria.

“Sin embargo, cuando los investigadores aplicaron la resolución del Senasa que establece que si un producto no está regulado para un alimento lo máximo permitido es el 0,01 mg/kg, entonces las muestras que se encuentran fuera de la regla ascendieron a 42%”, concluyó.

03.10.2019 | Por Infocampo

“Fruteá tu escuela”: el concurso que incentiva el consumo de fruta

Se trata de un certamen para escuelas públicas y privadas del país para que la fruta sea elegida en el aula y los recreos.

22.11.2019 | Por Adriana Sanchez

Yogures, maca y aceite de coco: los alimentos prohibidos por ser un riesgo para la salud

Los productos que se retiraron son de la marca Quimya Yog; además de un suplemento nutricional a base de "maca" proveniente de Perú; y un aceite de coco de Indonesia.

21.11.2019 | Por Adriana Sanchez

Sharka: la enfermedad más destructiva de los frutales de carozo

En Argentina, buscan erradicar la enfermedad y evitar su principal vía de dispersión, las personas, para reducir las perdidas económicas que conlleva su aparición.