| InfocampoTV

¿Corren peligro las 30 mil ovejas que pertenecen a Cristobal López?

A raíz de la acusación al Senasa por "impedir la movilización del ganado de Cristóbal López en campos que tiene en la zona cordillerana", asegurando que el clima invernal y la falta de alimento podrían ocasionar la muerte de estos ejemplares, Infocampo trae todos los detalles y la respuesta del organismo.

Print Friendly, PDF & Email
30.04.2019 | Por Solana Sommantico
Solana
Sommantico

Desde La Patagonia, reconocidos medios están difundiendo esta polémica que actualmente pone en juego la vida de miles de ovinos.

El bloqueo de la movilización de estos animales, se mantiene por la inhibición de bienes que tiene el empresario, “pese a que una medida cautelar dictada por la Justicia, cuyo fin establecía que no debía bloquearse la operación comercial de las compañías”, aseguran desde un medio.

Como consecuencia de la prohibición de venta y traslado, se generó en el establecimiento una sobrepoblación de ovejas, las cuales no están en condiciones de que pasen un invierno crudo sin alimento suficiente ni chequeo sanitario.

Cabe recordar que estos animales pertenecen a López, y que está detenido en el penal de Ezeiza hace un tiempo.

Según dichos que publicó el diario Ambito Financiero, “este accionar es ilegal y agrede abiertamente las medidas cautelares dictaminadas por el juez de instrucción el 14 y 15 de julio de 2016, cuyo fin era resguardar y preservar los activos societarios, y no por el contrario, pretender destruirlos“.

En ese sentido, remarcó que los directivos del Senasa, tanto de la delegación de Comodoro Rivadavia como a nivel regional y nacional, “de forma arbitraria, no permiten que las empresas Ganadera Victoria, Ganadera Santa Elena y Sucesores de Ramón Lorenzo comercialicen el ganado producido de su propiedad“.

Frente a este escenario, sostienen que “aparecerán cuantiosas muertes de animales en los campos explotados, producto de la desmesurada sobrepoblación”.

“Esto les obliga a hacer público el temerario accionar de Senasa, para delimitar su responsabilidad ante cualquier daño ambiental que pueda producirse en la zona afectada, y por sobre todo ante el Estado nacional, quien se supone pretendía preservar dichos activos para el hipotético caso de que el empresario deba responder en un futuro con ellos”, concluyó la presentación que realizó el grupo empresario a la Justicia.

La palabra del Senasa

A pesar de los dichos del grupo de empresarios, corresponde preguntarse cómo haría Senasa para decidir algo en torno del futuro de las ovejas si en realidad es algo que está en manos de la Justicia, ya que se trata de empresas inhibidas judicialmente por toda la situación de Cristóbal López y patrimonios embargados.

Frente a estas acusaciones, fuentes confiables del organismo explicaron que “lo concreto es que Senasa ya hizo la presentación pertinente ante la Justicia, precisamente para evitar que eso pase (que mueran las ovejas), porque si algo no quiere es que los animales paguen por esta situación” y agregaron que “el mismo viernes pasado la Justicia dio luz verde a hacer esos movimientos que serán siempre controlados,
porque obviamente la Justicia por su parte quiere evitar fugas, desviaciones, vaciamientos, ventas ocultas, etc”.

Esto significa que el ganado se va a poder mover sin correr ningún riesgo.

02.05.2018 | Por Marina Friedlander

La Bolsa de Cereales abre la inscripción al curso de Futuros y Opciones I

Las clases serán seis y se dictarán a partir del 5 de junio. Conocé los contenidos de la capacitación.

04.09.2018 | Por Marina Friedlander

Avanza el proyecto para la instalación de una planta de biomasa en Rojas

Con una inversión de US$ 45 millones, generará energía con los subproductos de la industria semillera y la proveniente de los municipios y comunas, derivada de la poda de árboles.

13.12.2018 | Por Marina Friedlander

Una startup invierte en tecnologías y las testea a campo para mejorar la toma de decisiones

Con su programa Indigo Research Partners, la empresa Indigo Ag puso en marcha un innovador modelo en Argentina, que ya involucra 2.200 hectáreas entre soja de primera y maíz tardío con nueve productores asociados.