Publicidad Cerrar X

Cosecha, divisas, transporte y biocombustibles: las primeras proyecciones para el agro en 2023

La Bolsa de Comercio de Rosario publicó una serie de informes en los que traza sus principales estimaciones preliminares para el ejercicio que acaba de comenzar. La sequía ya augura una baja en todos los rubros, que podría ser aún más grave.

Puerto de Rosario - Timbues - Exportaciones

El clima seguirá jugando su partido en la producción agroindustrial argentina y para el 2023, las proyecciones no escapan a esta tendencia. La Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) elaboró una serie de informes y presentó las perspectivas para el año que acaba de comenzar.

En granos gruesos, señalaron que, a diferencia de la campaña pasada, la primavera de este año dejó lluvias por debajo de lo normal. “Por esta razón se registraron siembras mínimas históricas de maíz temprano, eligiendo los productores volcarse al maíz tardío que ya desde el vamos tiene un rinde potencial menor”, señalaron.

MIRA: Un respiro: por la dura sequía, la campaña gruesa inició con menor presión de plagas

De este modo, la combinación de malos pronósticos climáticos para potenciar los rindes, mayores costos de los insumos  y la  incertidumbre sobre las condiciones de comercialización que estarán vigente en el mediano plazo tuvieron su impacto en la intención de siembra. “

“Se acabó por romper la tendencia que se venía registrando en los últimos seis años y el área de intención de siembra de soja para la campaña 2022/23 ha aumentado, mientras que la del maíz ha disminuido”, señalaron.

Ante este escenario por demás complejo –menos agua y rindes más ajustados– se espera una cosecha de 117,7 millones de toneladas, por debajo de los promedios de las últimas campañas.

En cuanto al uso industrial, considerando tanto la producción de aceite a partir de las semillas oleaginosas como la molinería de cereales, más otras industrias, la absorción se mantendría mayormente estable, cediendo apenas un 1%.

INGRESO DE DIVISAS

En 2022, el complejo agroexportador cerró un año histórico para el sector, con un ingreso de divisas cercano a los U$S 41.500 millones, por encima de los U$S 38.000 millones del año previo.

Sin embargo, en base a los precios y volúmenes proyectados actualmente para este año, se prevén exportaciones efectivas de granos y derivados por US$ 37.500 millones, casi US$ 4.000 millones menos que 2022.

“Cabe aclarar que esta es una proyección preliminar que seguramente se vea afectada por lo que termine ocurriendo con el clima en los próximos meses y el impacto que éste pueda tener sobre la producción agrícola en el país”, señalaron.

LOGÍSTICA DE TRANSPORTE

En el año 2022, según calcularon desde la entidad, ingresaron a los puertos y plantas del Gran Rosario un total cercano a 1,8 millones de camiones, con una carga de 54 millones de toneladas de granos. “Es necesario recordar que, en el año 2021, el número de camiones ingresados al Gran Rosario se acercó a los 2 millones, producto de la buena cosecha”, afirmaron.

Para 2023, las primeras estimaciones anticipan que el ingreso de vehículos podría ser menor, producto de la sequía que afectó la campaña fina y que viene afectando la siembra y el desarrollo de los cultivos de la campaña gruesa 2022/23.  En este escenario, calcularon que el ingreso de camiones a las terminales del Gran Rosario se ubicaría entre 1,6 y 1,7 millones de unidades.

En paralelo, las proyecciones hidrométricas del Instituto Nacional del Agua indican que la recuperación en la altura del Paraná -que llegó a superar los tres metros en noviembre-  se revertiría en el verano 2023 y para finales de enero, podría estar por debajo del metro.

BIODIÉSEL

Si bien faltan cerrar los números definitivos, el biodiésel argentino cerrará 2022 con una producción que volvería a acercarse a las 2 millones de toneladas, entre ventas al corte y exportaciones.

En este contexto, la BCR planteó dos escenarios. se plantea volver a cumplir la cuota de exportación con la Unión Europea (1,25 millones de toneladas), con un consumo de gasoil en niveles elevados, de 1.04 millones de toneladas.

La bolsa también esgrimió un escenario pesimista, en donde la desaceleración económica pueda llegar a afectar la demanda de gasoil, al tiempo que no se llegaría a un  cumplimiento total del cupo. El mercado interno demandaría cerca de 870.000 toneladas, con una caída en los precios de la exportación. De cumplirse estas premisas, la producción total caería a 1,6 millones de toneladas, un piso que se registró en 2020.