Publicidad Cerrar X

El poder adquisitivo de los asalariados registra la mayor baja en seis años

Después de descontar el efecto de la inflación, el salario real del sector privado cayó casi 2% en 2013, según un informe del Banco Ciudad.

En noviembre de 2013, los salarios promedio en la Argentina crecieron 2,4% con respecto a octubre y 26% con respecto a noviembre de 2012, según los datos del INDEC. En un país con niveles normales de inflación, sería una noticia fabulosa para los empleados por cuenta ajena. En la Argentina, es la confirmación de que los asalariados cada vez pueden comprar menos cosas con su sueldo, según publica Clarín.

De acuerdo con los datos que publican mensualmente los diputados de la oposición en el Congreso, la inflación de noviembre superó claramente la mejora salarial: 2,6%, con respecto a octubre; y 26,8% con respecto al mismo mes un año antes. Para los empleados del sector privado (registrados), la situación es aún peor, porque el aumento de sus salarios en noviembre está por debajo del promedio total: 1,8% (mensual) y 25% (interanual)

Según el último informe semanal del Banco Ciudad, la de noviembre es la quinta caída mensual consecutiva de los salarios reales para el sector privado registrado: “Considerando la aceleración inflacionaria de diciembre, el año pasado habría finalizado con una contracción del poder de compra de este segmento cercana al 2%. Tras disminuir casi un 1% en 2012, se trataría del segundo año consecutivo con salarios reales en baja, aunque (por su magnitud) la de 2013 sería la caída más pronunciada desde el año 2007, cuando la inflación escaló por primera vez por encima del 20%”.

Bajo la dirección del economista Rogelio Frigerio, el informe alerta del efecto que la pérdida en el poder adquisitivo puede tener en el consumo, “uno de los principales motores del crecimiento económico de 2013”: “En enero, lejos de detenerse, la caída del salario real se habría profundizado, con un piso en la suba de los precios minoristas del 3% al 4% (29% interanual), impulsada por las alzas dispuestas en colectivos, naftas, peajes, vuelos de cabotaje y alimentos, que se agregan a factores estacionales propios del primer mes del año. De esta manera, la caída acumulada de los salarios reales del sector privado sumaría más de 6% en los últimos 7 meses, dejando por saldo la mayor disminución de los últimos seis años, habiéndose erosionado plenamente el efecto de las subas pactadas en las últimas paritarias”.

Seguí leyendo:

Temas relacionados:

Notas relacionadas: