| InfocampoTV

Recomiendan a los apícolas monitorear sus colmenas para prevenir daños por varroosis

El monitoreo de las poblaciones de ácaros mediante la prueba del frasco permite conocer los niveles de infestación de las colmenas y prevenir los daños causados por esta plaga.

Print Friendly, PDF & Email
23.03.2017 | Por Facundo Mesquida
Facundo
Mesquida

Periodista

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) recomienda a los productores apícolas monitorear sus colmenas para prevenir la mortandad de abejas causada por la varroosis, enfermedad producida por el ácaro parásito Varroa destructor.

La presente campaña productiva está transcurriendo con niveles muy heterogéneos en cuanto a producción de miel debido fundamentalmente a condiciones climáticas significativamente irregulares.

En varias zonas productoras se aprecia un comportamiento de las colonias similar al de la finalización de la campaña, mientras que en otras se observa un continuo desarrollo de la colonia.

Estas condiciones tienen consecuencias decisivas en la evolución de los niveles de parasitismo en cada colonia de abejas.

Es por ello que debe prestarse especial atención al desarrollo de la población del ácaro Varroa destructor en esta época del año, particularmente en aquellas zonas en las que en la primavera pasada se produjo un desarrollo temprano de las colmenas.

Cabe destacar que un incremento temprano en la población de abejas obreras viene acompañado por un incremento paralelo de la población de varroas. Esto implica que si no se controla la población de varroas mediante la aplicación de tratamientos sanitarios, cuando se produzca la disminución de la población de abejas en el marco de su ciclo natural se alterará el equilibrio de la colonia y se producirá su colapso.

Ante esta situación, la recomendación es verificar el estado nutricional de las colonias (chequeando reservas y suministrando complementos alimenticios en los casos que se requiera) y realizar los monitoreos de varroosis mediante la prueba del frasco, como herramienta decisiva para iniciar un tratamiento eficaz contra esta enfermedad.

unnamedEs importante recalcar que en el tratamiento de las colmenas únicamente se deben utilizar productos aprobados por el Senasa para uso en apicultura, ya que las formulaciones no registradas no han sido evaluadas y aumentan la complejidad del control, pudiendo agravar la enfermedad en la colmena.

Asimismo, es importante realizar un monitoreo aproximadamente a los 10 días de iniciado el tratamiento y otro al final del mismo para evaluar su eficacia, es decir, para verificar que se produjo una disminución significativa de la población de ácaros en la colmena.

En el mismo sentido, se recuerda que se encuentra en vigencia la Resolución Senasa 81/2015, por la cual todos los productores deben asentar los diagnósticos y tratamientos realizados en el Registro Control de varroosis, que debe estar a disposición de la autoridad sanitaria o de quien esta delegue, en el momento y en la forma en que se soliciten.

El resultado del tratamiento contra esta enfermedad es un elemento clave que influirá en la pérdida de colmenas en la invernada, en el decaimiento en la salubridad de las colonias vivas y, en consecuencia, en el nivel de producción potencial de la campaña apícola 2017/ 2018.

27.08.2018 | Por Solana Sommantico

Roedores y los daños que provocan en agroindustrias: cómo evitarlos

Los daños que provocan estos ejemplares en sistemas eléctricos, en la seguridad y salud de operarios pueden ser muy costosos, poniendo en riesgo la seguridad. Infocampo trae toda la información.

31.05.2018 | Por Xavier Hernández

Chaco: exportan 250 toneladas de fibra de algodón a Turquía

Además, durante el mes de mayo, partieron desde la provincia 386 toneladas rumbo a Indonesia y 198 a Brasil. Asi el quinto mes del año cierra con 834 toneladas exportadas, según datos del SENASA.

08.03.2019 | Por Xavier Hernández

Corrientes distribuye más de 250 mil plantines para cortinas forestales

De esta manera buscan promover la protección de los cultivos ante los vientos que dañan las estructuras productivas en horticultura y fruticultura, como así también horticultura bajo cubierta.