Publicidad Cerrar X
| Infocampo, noticias del campo

Refuerzan medidas ante la presencia del síndrome respiratorio reproductivo porcino en Uruguay

La enfermedad es de notificación obligatoria. Hasta el momento, nunca fue detectada en la Argentina y no afecta a las personas ni altera la calidad sanitaria de la carne porcina.

26.07.2017
Infocampo
Infocampo

El Servicio Nacional de y Calidad Agroalimentaria (), luego de haber sido notificado ante la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) sobre la presencia del () en , refuerza las medidas para evitar el ingreso de esta -de notificación obligatoria-, que nunca fue detectada en la y que no afecta a las personas ni altera la calidad sanitaria de la carne porcina.

El virus se caracteriza por alteraciones en la reproducción en cerdas (abortos y nacimiento de animales muertos), y por problemas respiratorios en los lechones y de engorde. La transmisión en se produce principalmente por contacto directo y en menor medida por heces, orina, semen o secreciones, insectos vectores (moscas y mosquitos) y por vía aerógena a distancias cortas. En las granjas, la enfermedad suele ingresar frecuentemente por introducción de animales nuevos y de semen.

En la Argentina, la vacunación contra PRRS está prohibida. Por lo tanto, la prevención se centra en la toma de medidas de control a fin de evitar el ingreso de la enfermedad, y en su detección temprana. Asimismo, el Senasa lleva adelante la vigilancia epidemiológica de las granjas porcinas mediante la toma de muestras de suero desde el año 2007 y el control de la totalidad de los animales importados.

Debido a los nuevos hallazgos informados por la OIE, el Senasa tomó diversas medidas para proteger la producción porcina nacional:

– Suspensión de las autorizaciones de importación de cerdos vivos, semen, carne y subproductos porcinos provenientes de la República Oriental del Uruguay.

– Solicitud de mayor información técnica al Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) del país vecino sobre su situación sanitaria actual respecto de PRRS y las medidas a aplicar.

Con el objetivo de identificar eventos sanitarios sospechosos, el Senasa junto al sector privado se encuentra diseñando una estrategia adecuada para reforzar las medidas de prevención (vigilancia epidemiológica, entre otras) y las medidas de bioseguridad de las granjas.

Por último, se recuerda a los productores porcinos la importancia de notificar de inmediato a la oficina del Senasa más cercana cualquier sospecha o presencia de eventos sanitarios con alta mortalidad, así como de fortalecer las medidas de bioseguridad en las granjas:

– No ingresar al país animales, semen ni productos porcinos sin la autorización del Senasa, porque se pone en riesgo el estatus sanitario nacional.

– No intercambiar animales ni semen de origen desconocido.

– Evitar el ingreso y el contacto con sus cerdos de personas ajenas a la granja, especialmente si también trabaja en granjas uruguayas.

– Limpiar y desinfectar los camiones y otros vehículos, ya que éstos y sus conductores son factores de alto riesgo de transmisión por estar en contacto con otros establecimientos o frigoríficos. Asimismo, el lugar de carga y descarga debe estar alejado del área donde se alojan los animales.

– Mantener actualizado un libro de registros de ingresos de visitas y vehículos.

– No intercambiar equipos, maquinarias y elementos con otros establecimientos porcinos.

viñedo uvas parra
05.07.2021 | Por Infocampo

Concordia y Cafayate vuelven a estar libres de polilla de la vid luego de cuatro años

Tras las detecciones de la plaga en 2017, el Senasa condujo el proceso para erradicar la polilla y hoy dichas zonas fueron declaradas "libres".

08.07.2021 | Por Pablo Losada

Brasil asume la presidencia “pro tempore” del Mercosur: ¿Qué pasará con la integridad del bloque?

El país vecino toma el cargo, por seis meses, que deja la Argentina. El acto sucederá en la Cumbre de Jefes de Estado del Mercado Común del Sur, este jueves.

12.07.2021 | Por Infocampo

En 2026 podrían trasplantar órganos híbridos de cerdos y humanos

El proyecto se encuentra en fase experimental pero los especialistas esperan que en cinco años ya se pueda aplicar en personas.