Publicidad Cerrar X

Neuquén: un incendio quemó 2500 hectáreas en la zona de Junín de los Andes

Es el incendio más grande registrado en la provincia esta temporada. Brigadistas y bomberos trabajan contrarreloj para extinguirlo.

Unas 2.500 hectáreas de bosque achaparrado y pastizales ardieron cerca de esta localidad, y al cierre de la edición unos 70 brigadistas y bomberos voluntarios trabajaban contrarreloj para extinguirlo. Ayer por la tarde habían logrado “contener” las llamas, pero había retornado el viento y había temor de que volvieran a salirse de control.

El incendio inició el lunes minutos antes de las 16 en la estancia Sihuen, a unos 10 km de Junín camino a San Martín, en una zona con bosque achaparrado, neneos, chacay y pastizales, según publica el sitio rionegro.com.ar.

Por la magnitud, se trata del siniestro más grande de la provincia registrado esta temporada. El fuego se habría originado de manera natural en un sector del campo sin acceso. La presunción es que las llamas se iniciaron por acción del sol, las altas temperaturas –llegó a los 32°– y el viento.

El jefe de Bomberos Voluntarios de Junín, Marcelo Zarrate, detalló que el fuego “empezó lejos de la ruta en un lugar que no es de tránsito, se supone que fue por unos vidrios en la zona y el calor”.

El aviso lo recibieron en el cuartel y rápidamente se activó el protocolo de emergencia. El operativo estuvo a cargo del Plan Nacional de Manejo del Fuego, y acudieron las brigadas de incendios forestales de las localidades de Junín, San Martín, Villa La Angostura, Aluminé, Moquehue y Loncopué, tres autobombas de Bomberos de Junín, dos aviones hidrantes y un helicóptero del Plan Nacional con asiento en Chapelco.

También colaboraron trabajadores de la estancia y otros campos vecinos. “ La táctica del Plan Nacional de Manejo del Fuego fue trabajar por la noche y la mañana, cuando el viento calmó y bajó la temperatura. Se logró contener y ahora se trabaja en los focos calientes para extinguirlo”, precisaba ayer por la tarde Zarrate.

Los brigadistas construyeron cortafuegos para que no avanzaran las llamas. “Se trabajó en todos los frentes. Un puesto que no se estaba utilizando se quemó , había otro en riesgo y por la noche se movilizó un grupo para que el fuego no lo alcanzara, y quedó controlado”, indicó.

El ganado fue trasladado a otro sector por los empleados de la estancia, por lo tanto no hubo pérdida de animales. El fuego avanzaba hacia otro campo más abierto y con pastizales, y si bien el foco está a pocos kilómetros de Junín, por los cerros, la ruta y el río Chimehuín, es muy difícil que las llamas lleguen a la localidad.

Ayer por la tarde estaba nublado y la temperatura bajó pero con viento. Para hoy el pronóstico del tiempo que manejaban no era alentador: volvía el sol, las altas temperaturas y seguía el viento. No es casual que la central de Incendios Forestales provincial esté en Junín. Incluso los bomberos locales se especializan en incendios de ese tipo.

Temas relacionados: