Publicidad Bajar al sitio
| Infocampo, noticias del campo

Revelan que la forestación con pino secuestró más carbono que la nativa en la Patagonia

Un estudio de la FAUBA mostró que esta especie tuvo éxito para mitigar el efecto invernadero en la región aunque modifica drásticamente el funcionamiento de los ecosistemas.

09.10.2020
Infocampo
Infocampo

Un de la en la argentina encontró que reemplazar la vegetación natural por plantaciones de ponderosa es útil para secuestrar carbono de la atmósfera, pero modifica drásticamente el funcionamiento de los ecosistemas.

El dióxido de carbono (CO2) es un gas con efecto invernadero, largamente responsable del calentamiento global. Con el objetivo de disminuir el creciente efecto invernadero, muchos países estimulan el uso de forestaciones como herramienta de mitigación de este gas. 

×

“La idea fue entender qué impacto tienen las plantaciones de pino en la Patagonia, en comparación con áreas de vegetación natural. Por eso comencé a estudiar cómo se modificaban la fijación y la liberación de carbono en la vegetación y en los suelos, y qué implicancias tenían para los ecosistemas esos cambios eventuales en el balance de carbono. Investigamos forestaciones con pino en distintos sitios de Neuquén”, explicó Patricia Araujo, quien realizó este trabajo como parte de su doctorado en la Escuela para Graduados de la FAUBA, bajo la dirección de Amy Austin, investigadora del Conicet en el instituto IFEVA-FAUBA y coautora de la publicación.

El experimento se realizó en Neuquén, donde llueven desde 250 milímetros al año en la estepa hasta casi 2200 mm/año en la cordillera. “A lo largo de ese gradiente natural de tan sólo 100 km ubicamos cinco sitios con áreas de vegetación natural intacta y, apareadas, plantaciones de pino ponderosa de la misma edad y densidad. Esto nos permitió realizar, durante tres años consecutivos, las respectivas mediciones en la vegetación y en el suelo”, comentó Araujo.

“Comprobamos que reemplazar la vegetación natural por plantaciones de pino tiene efectos marcados. En todo el gradiente, la producción de madera de las forestaciones siempre fue mayor que la de las áreas naturales; incluso, hasta ocho veces más alta en el extremo árido. Además, la descomposición de la hojarasca fue mucho más lenta en las áreas con pino, en comparación con las intactas, lo que hace que quede un grueso ‘colchón’ de mantillo sobre el suelo”, concluyó la investigadora.

Araujo también estudió el balance de carbono en los suelos en el gradiente. Para su sorpresa, aun cuando las forestaciones poseían una cantidad elevada de carbono en la madera y hojarasca, los primeros centímetros del suelo en las plantaciones y en las áreas naturales presentaron cantidades similares de este elemento. Dicho de otro modo, el carbono que ‘ganan’ las forestaciones no se está incorporando al suelo. Estos resultados, publicados en la revista Forest Ecology and Management, sugieren que forestar con pino ponderosa estaría inhibiendo el ciclo del carbono.

Una herramienta bajo la lupa

Si bien la idea de plantar árboles resulta atractiva, la actividad podría desarrollar efectos no deseados sobre el ecosistema del lugar.

Según Amy Austin, uno de los problemas que surgen al usar esta práctica tiene que ver con “la naturaleza misma del almacenaje de carbono en la madera y en la hojarasca, ya que, a diferencia del suelo, se trata de compartimentos transitorios y vulnerables. Distintos disturbios como los incendios, por ejemplo, pueden hacer que este carbono vuelva como CO2 a la atmósfera, cuando lo deseable es que quede secuestrado en el ecosistema por mucho tiempo”.

Respecto de la mitigación de dióxido y la biodiversidad, la investigadora expresó: “Al establecer las plantaciones tienen lugar impactos inesperados en el funcionamiento de los ecosistemas. Si la única moneda que estamos mirando es la cantidad de carbono secuestrado, nos estamos olvidando de muchos otros cambios, más allá de la biodiversidad. Debemos entender cómo se modifican los procesos que controlan las entradas y las salidas de ese carbono en los sistemas. Realizar el balance de carbono es la única forma razonable de implementar este tipo de proyectos”.

“En la Patagonia demostramos que los resultados de esta práctica son muy dependientes de las especies y del lugar donde se implanten. Quizás plantar árboles sirva para calmar nuestras conciencias en relación con las emisiones a la atmósfera de gases con efecto invernadero, pero hay que tener mucho cuidado, sobre todo cuando actualmente se están promoviendo las forestaciones en todo el planeta”, cerró Austin.

07.09.2020 | Por Marcos Capparelli

Crecen los nacimientos de tucuras sapo en la Patagonia y piden intensificar los monitoreos

El Senasa emitió un alerta tras identificar los primeros ejemplares en Río Negro, Santa Cruz y Chubut. La especie representa una amenaza tanto para el sector agrícola como para el ganadero.

18.09.2020 | Por Infocampo

¿Agroecología y polémica? La FAUBA garantiza que se puede producir sin agroquímicos

La entidad trabaja en un proyecto de producción de hortícola en el AMBA que reconoce que es practicable la decisión agroecológica.

Nevadas intensas - Patagonia - 2007
08.09.2020 | Por Facundo Mesquida

El Gobierno declaró la emergencia y desastre agropecuario en Chubut por el temporal polar

Los productores afectados podrán reclamar los beneficios impositivos que corresponden a la disposición del Ministerio de Agricultura.