Publicidad Bajar al sitio
| Infocampo, noticias del campo

Aseguran que la clave del control de malezas está en el manejo integrado

Especialistas del INTA se enfocan en acciones a largo plazo, el uso racional de los insumos y el conocimiento ecológico de las especies tolerantes.

20.09.2017
Infocampo
Infocampo

La presencia cada vez mayor de tolerantes y resistentes representa una competencia directa con los cultivos estivales y un desafío para técnicos y asesores. Para su , en Chaco, especialistas del Sáenz Peña proponen el MIM (manejo integrado de malezas), que es la puesta en práctica de una serie de acciones a largo plazo, que incluyen el uso racional de los y el conocimiento ecológico de las especies tolerantes. Esta estrategia de control se presenta en la jornada de Malezas del Norte que se realiza hoy en Tucumán.

“A lo largo de los años, las malezas encontraron la manera de permanecer y sobrevivir en los distintos sistemas de producción”, reflexionó Graciela Guevara –especialista en manejo de malezas del INTA Saénz Peña– y afirmó: “Para su control, es necesario que usemos todos los métodos disponibles, y compatibles con el ambiente”.

×

La escasa rotación de cultivos, sumado a la aplicación sin planificación de herbicidas, derivó en la selección de poblaciones resistentes. Conocer las características de cada especie no deseada del lote –como consumo de agua, nutrientes y tasa de crecimiento, entre otras– será fundamental a la hora de pensar una estrategia integral de control.

De acuerdo con Guevara, la incorporación de de invierno reduce considerablemente la presencia de malezas y, además, minimizan el uso de herbicidas. “Cultivos como trigo, avena y centeno compiten por los recursos (espacio, luz, nutriente) e reducen la emergencia de malezas”, señaló la técnica del INTA y agregó: “Además, la rotación con distintos cultivos ayuda a mantener el lote cubierto durante todo el año, lo que aporta a la sustentabilidad del sistema”.

La aparición de especies resistentes al control químico, preocupa no sólo por el costo económico de su control, sino también, por la frecuencia de su aparición. Para Guevara, “es necesario dejar atrás viejas recetas porque la repetición de las mismas prácticas a lo largo del tiempo generó presión de selección sobre las malezas”.

“El manejo no se limita a la aplicación de herbicidas”, sentenció Guevara y explicó: “De hecho, su uso indiscriminado derivó en la aparición de resistencia a distintos ingredientes activos; para reducir la emergencia y la capacidad competitiva que tienen con los cultivos es necesario intensificar la rotación de productos con distintos modos de acción”.

Por otro lado, la especialista del INTA destacó la importancia del manejo racional de productos químicos y la eliminación manual de biotipos resistentes. “En el , hemos recurrido al para erradicar especies perennes de los lotes como Digitaria insularis, Chloris spp., Borreria spinosa , Gomphrena perennis, Sorghum halepense RG, de esta manera se eliminan las estructuras vegetativas que favorecen su permanencia en el suelo”, indicó.

trip en soja
03.03.2020 | Por Luciano Balaudo

Detectan trips en soja en Santa Fe y temen una merma en los rindes

El INTA Oliveros detectó una gran afluencia de trips en los cultivos de soja de la región. Su incidencia puede disminuir el rendimiento del cultivo hasta un 40%.

rotam
20.04.2020 | Por Pablo Ledesma

Alternativas para el manejo de crucíferas resistentes

Específicamente en trigo y cebada, el aumento de fallas de control de Rama Negra (Conyza spp.) con herbicidas residuales como metsulfuron y la mezcla de principios como clorsulfuron y metsulfuron, como el creciente aumento de la superficie afectada por crucíferas resistentes a glifosato y herbicidas de la familia ALS y hormonales, nos demuestran el uso excesivo de herbicidas del mismo modo de acción, debido en parte a la falta de herbicidas residuales con registros para dichos cultivos.

viñedo malbec
09.03.2020 | Por Luciano Balaudo

La estrategia que pocos implementan para obtener Malbec de mejor calidad

Un estudio del INTA demostró que la orientación de las hileras influye en la calidad enológica de las uvas y vinos.