| InfocampoTV

Avanzan en el desarrollo de una nueva vacuna para la tristeza bovina

Así lo dio a conocer el INTA Informa, donde un equipo de investigadores trabaja en una formulación contra la enfermedad que provea suficiente protección a los rodeos ganaderos del NEA.

Print Friendly, PDF & Email
04.10.2018 | Por Solana Sommantico
Solana
Sommantico

Las garrapatas son parásitos que generan problemas sanitarios y pueden provocar graves pérdidas económicas. La anaplasmosis y la babesiosis, son las enfermedades conocidas comúnmente como tristeza bovina.

Para fortalecer la protección de los rodeos ganaderos del NEA, las investigadoras Mónica Jacobsen, del Instituto de Patobiología Veterinaria, INTA-CONICET y Silvina Wilkowsky, del Instituto de Agrobiotecnología y Biología Molecular, INTA-CONICET, trabajan en distintos abordajes para el desarrollo vacunas recombinantes para la babesiosis bovina.

“Nuestra investigación se basa en la obtención de un producto que no esté apoyado en microorganismos vivos, sino en algún componente celular que, al inocularlo en los bovinos, provea la protección suficiente para que el animal no presente signos clínicos frente a la picadura de una garrapata infectada”, explicó Jacobsen al INTA Informa.

La enfermedad

La tristeza bovina es una enfermedad que causa una merma en la productividad de los bovinos, afecta la longevidad y la reproducción y puede ser letal cuando se trata de cuadros severos.

“Los signos clínicos de un animal infectado son inapetencia, elevada temperatura corporal, rápida caída de la producción láctea en vacas, anemia y debilidad, ictericia, deshidratación y abortos”, describió Jacobsen.

En la actualidad, las vacunas disponibles en el mercado se basan en cepas atenuadas de Babesia bovisy Babesia bigemina, y bacterias de Anaplasma centrale que provee protección cruzada contra Anaplasma marginale.

Según la investigadora, “estas vacunas requieren una sola aplicación y se recomienda su uso en bovinos menores a un año de edad, debido a que cuando se aplican a animales mayores, pueden enfermar y morir por efecto de la vacunación”.

Sin embargo, la elaboración exitosa de vacunas vivas seguras implica un sistema de control estricto para evitar la posibilidad de transmitir conjuntamente otros microorganismos patógenos.

Wilkowsky señaló que “las vacunas vivas deben ser mantenidas refrigeradas o ultracongeladas, lo cual es particularmente difícil cuando se necesitan utilizar en zonas alejadas de los centros de producción”.

Por este motivo, el equipo de investigadores del INTA trabaja con técnicas de ingeniería genética en el desarrollo de vacunas para la tristeza bovina que se obtengan utilizando sistemas bacterianos u otros que no impliquen riesgo alguno para la salud animal.

“Estas formulaciones tienen como ventaja que la elaboración es más sencilla y económica, poseen una vida media más prolongada y, como no se basa en el parásito vivo, no tiene riesgo de escape o falla de inactivación, por lo que posee una mayor seguridad, con respecto a las vacunas actualmente disponibles”, aseguró Wilkowsky quien aclaró además que “es importante estudiar qué tipo de formulación vacunal es adecuada, ya que una misma proteína preparada de diferentes maneras puede generar respuestas inmunes distintas”.

21.05.2019 | Por Facundo Mesquida

Brasil se acerca más a China y espera la habilitación de casi 80 frigoríficos

Así lo aseguró la ministra de Agricultura y Ganadería del país vecino tras la reunión con Ni Yuefeng, administrador general de Aduanas de China.

05.11.2018 | Por Xavier Hernández

Nueva clasificación comercial: desaparece el ternero y buscan el pago diferencial por calidad

Agroindustria estableció nuevas categorías comerciales para el ganado bovino y sentó las bases para el pago diferencial por calidad de los cortes y rendimiento res. La edad se determinará a través de los dientes.

01.02.2019 | Por Xavier Hernández

La intervención humana es sólo un agravante de las inundaciones pero no la causa

Especialistas del INTA realizaron un análisis de las inundaciones en el norte argentino. Desde el instituto señalaron que son producto de los fenómenos meteorológicos y las características del lugar agravadas por las obras humanas.