Publicidad Cerrar X

El INV aseguró que la cosecha actual será inferior a la del año pasado

Es a causa de los distintos fenómenos meteorológicos que afectaron a las regiones productoras y que las cifras provisorias serán dadas a conocer el próximo 31 de enero.

El presidente del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV), Guillermo García, adelantó hoy que la actual cosecha de uvas será “inferior a la del año pasado” a causa de los distintos fenómenos meteorológicos que afectaron a las regiones productoras y que las cifras provisorias serán dadas a conocer el próximo 31 de enero, según publicó Télam.

García realizó estas declaraciones durante la visita que realizó a bodegas en las que comenzaron a ingresar uvas blancas para la elaboración de vinos espumantes.

El titular del INV dijo que la estimación cuantitativa de la Vendimia 2014 “la vamos a dar a conocer el 31 de enero”, y sostuvo que ya “se puede considerar que oficialmente comenzó la Vendimia 2014”.

El Organismo nacional despliega una importante cantidad de personal técnico y equipos de última generación para controlar la cosecha y elaboración de los vinos nuevos en todo el país, se anunció.

García informó que “como todos los años, esta es la época en que, de acuerdo con las particularidades de las distintas regiones vitivinícolas de la Argentina, se da comienzo a la Vendimia. En este caso se trata de la cosecha de uvas chardonnay destinadas a la elaboración de espumantes”.

“Estamos en presencia de lo que podríamos llamar la inauguración oficial de la Vendimia 2014”, subrayó el titular del INV.

García dijo que para el instituto esto “implica una tarea muy importante que es la del control de la cosecha y el proceso de elaboración y para ello a nuestros inspectores, que suman alrededor de 200 en todo el país, sumamos 150 personas que contratamos en la temporada para realizar el control efectivo de un porcentaje que oscila entre el 20 y el 25% del total de la uva que se cosecha en la República Argentina”.

A lo que agregó que “hemos tenido todos los fenómenos climáticos que tradicionalmente tiene la vitivinicultura, desde las heladas, acompañadas por un poco menos de granizo que en otros años hasta ahora, pero también con la incidencia del viento que generó corrimiento en los racimos”.

A lo que se agregó “desde aproximadamente el 20 de diciembre una intensa ola de calor que nuestros técnicos están repasando principalmente en la Zona Este de Mendoza”.

Sobre la recorrida que estaba realizando, García destacó que “por el momento estamos viendo ingresar uvas que no han tenido ningún problema y que presentan una excelente sanidad y buen desarrollo del racimo y las bayas”.

“Entonces es indudable -añadió- que hay zonas que no han sufrido un gran impacto de todos estos eventos climáticos y hay otras en donde el impacto fue fuerte, como sucedió en la provincia de San Juan”.

El titular del INV explicó que “ante las altas temperaturas la planta tiene que trabajar más y ese trabajo lo dedica a la supervivencia y no a desarrollar azúcares y el grano, y es ese peso lo que al final uno mide en la báscula”.

“Por eso este año, si bien vamos a dar el informe cuantitativo con los kilos estimados el 31 de enero, sabemos que la verdad la vamos a tener muy cerca del 28 de febrero cuando podamos apreciar el peso de los tachos. Ahí podremos saber si estamos cerca de la cosecha que tuvimos en 2009, o en 2012, que fueron vendimias muy por debajo del promedio, que es un poco más de 26 millones de quintales”, agregó.

“Esto viene a complementar la información de estas altas temperaturas y la baja amplitud térmica que hemos tenido, porque las mínimas también han sido muy altas y algunos días la mínima casi alcanzó a la máxima”, finalizó García.

Seguí leyendo:

Temas relacionados:

Notas relacionadas: