Publicidad Bajar al sitio
| Infocampo, noticias del campo

Monitorean seis millones de hectáreas con un sistema para estimar la producción de materia seca

La herramienta permite diagnosticar la oferta forrajera, planificar el uso del forraje y anticiparse a posibles problemas de escasez.

29.06.2017
Infocampo
Infocampo

Investigadores del , de la Facultad de Agronomía de la y de analizaron datos climatológicos y de coeficientes de funcionamiento de la vegetación a partir de datos provistos por satélites y un algoritmo calibrado, para estimar la producción de materia seca en las principales regiones ganaderas del país. Los especialistas sumaron esa información a los registros del satélite MODIS y desarrollaron un sistema que brinda información actualizada sobre el estado de y en las principales zonas ganaderas del país.

De acuerdo con Lisandro Blanco, especialista en manejo de pastizales naturales del INTA Chamical –La Rioja–, “esta herramienta permite visualizar, de manera fácil y rápida, la tasa de crecimiento de los recursos forrajeros de la Mesopotamia, parte del Chaco y Patagonia y prácticamente todas las áreas ganaderas de la Región Pampeana, lo que significan unas seis millones de hectáreas”.

×

El informe contiene datos sobre la situación actual y próxima pasada de los recursos forrajeros típicos de cada región o subregión. Por eso, “será útil para detectar problemas de escasez o exceso de forraje y, por lo tanto, anticipar posibles soluciones: desde estrategias de manejo hasta medidas políticas paliativas de ayuda”, explicó Mariano Oyarzabal, investigador del Laboratorio de Análisis Regional y Teledetección (LART) de la FAUBA y el CONICET.

“Con esto, aquellos productores ganaderos de base pastoril, podrán diagnosticar mejor la situación forrajera y anticiparse a los problemas”, señaló Blanco y agregó: “Planificar el uso del forraje le va a dar mayor previsión al productor ganadero, lo que podría aumentar se estabilidad productiva ante las fluctuaciones climáticas”.

El sitio web produccionforrajes.org.ar contiene la información forrajera por tipo de pastura cultivada (agropiro, gatton panic o polifítica, entre otros) o tipo de pastizal (estepa o mallín). “Contamos con estimaciones de producción de materia seca por hectárea y por mes con relativa buena precisión en el tiempo (dos registros por mes) y en el espacio (un dato cada seis hectáreas)”, indicó Blanco.

La información de base se obtiene de un satélite que “mira” toda la superficie terrestre cada día, de bases de datos climatológicas y de coeficientes de funcionamiento de la vegetación. “Con todo esto, más un algoritmo calibrado para cada región, hacemos estimaciones de producción de materia seca disponible”, señaló Oyarzabal.

En cuanto a la importancia de contar con datos actualizados, Oyarzabal aseguró que “como la producción de materia seca es muy variable, tanto entre sitios y regiones como entre fechas para un área determinada, medir la producción de materia seca en tiempo real y contar con esa información actualizada es clave para manejar el pasto”. La iniciativa es financiada por el Conicet, la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica (Anpcyt), el IPCVA y el Ministerio de Agroindustria.

14.12.2020 | Por Infocampo

La población de cotorras creció desmedidamente y creen que es por la expansión del área agrícola

Así lo afirma un estudio realizado por investigadores de la Universidades Nacionales de Córdoba y La Plata. Sin embargo, una bióloga del INTA asegura que "no es doméstica ni plaga, es un ave silvestre que está en Argentina y otros países desde antes del hombre".

Incendios - Córdoba
19.11.2020 | Por Facundo Mesquida

Según el INTA, en menos de un año se duplicó el riesgo de incendios en el centro del país

El informe detalla que en el sudoeste de Buenos Aires, La Pampa y Río Negro hay más de 7 millones de hectáreas en alerta.

22.10.2020 | Por Infocampo

Cómo es la HAC 5000, la nueva cosechadora de algodón autopropulsada que se lanzó en Santa Fe

Se destaca por su capacidad para prensar hasta 100 rollos de 475 kilos por día y también permite evitar la contaminación de la fibra con el suelo.