Publicidad Cerrar X

Para los empresarios, la Argentina es uno de los peores países para hacer negocios

Así lo reveló la tradicional encuesta global realizada por la consultora PricewaterhouseCoopers.

El empresariado que dirige los hilos del mundo dio su veredicto sobre la Argentina: fue una de las peores calificadas en lo que respecta a clima de negocios y crecimiento de las ganancias. Es decir, entre los ejecutivos hay una falta de confianza en el país a raíz de las regulaciones impulsadas por el Gobierno, los costos operativos y salariales, la ausencia de reglas claras, y la “baja calidad” de las instituciones, según publica Infobae.

Así lo reveló la tradicional encuesta global realizada por la consultora PricewaterhouseCoopers, que recogió la opinión de 1344 CEO de todo el mundo. Fue publicada poco antes del inicio del Foro Económico Mundial de Davos, la cumbre de líderes empresariales y políticos que comenzó ayer en Suiza.

Según el sondeo, sólo uno de cada 10 ejecutivos de las más grandes compañías que trabajan en el país dijo estar muy confiado sobre los ingresos de su firma en el corto plazo; mientras que el 12% dijo estar “nada confiado”. Este último número cayó respecto del año anterior, cuando estuvo en 26%.

Pero la opinión sobre las oportunidades de negocios en Argentina continúa muy lejana del promedio mundial. Rusia con el 53%, encabeza la tabla de expectativas; le sigue México, con el 51%, y Corea del Sur, con el 50%. Brasil quedó por encima de la media global (39%), registrando 42% de valoración positiva. Los que lideran el pelotón de peores calificados son Venezuela (25%), España (23%), Francia (22%) y la Argentina (10%).

El por qué de que los dirigentes corporativos hayan calificado tan negativamente al país no es nuevo. El 90% de los CEO argentinos considera entre las principales “amenazas” para el crecimiento y éxito de las compañías la sobrerregulación estatal, la respuesta del Gobierno al déficit fiscal y a la carga de la deuda y la volatilidad del tipo de cambio.

Otro de los puntos cuestionados es uno de los pilares del modelo económico del kirchnerismo: el incremento de los costos laborales, que funcionó como ancla del consumo y de la producción doméstica durante los últimos 10 años. Junto a la corrupción, la preocupación alcanzó el 64% de las opiniones relevadas, según difunde hoy La Nación.

El sondeo también pone sobre el tapete cuáles son los planes del capitalismo local. Ante la pregunta “¿Cuál de las siguientes actividades de reestructuración ha iniciado en los últimos doce meses?”, el 57% de las compañías contestó que proyectó una iniciativa de reducción de costos. Desde la otra vereda, solo el 5% dijo haber encarado alguna nueva estrategia de negocios, iniciado una alianza o un joint venture.

Por otra parte, los CEO locales señalaron que el 86% dijo haber padecido una suba en los costos operativos a raíz de las políticas de regulación y un 55% tuvo dificultades para encontrar o atraer talentos.

Además, ante la pregunta “¿qué tipo de política pública tendría más impacto en su negocio?”, 67% respondió que “asegurar que las regulaciones sean claras y estén diseñadas para el largo plazo”; 48% pidió reducir el número de regulaciones, y 45%, hacer foco en regulaciones más justas, transparentes y aplicables.

En tanto, la encuesta de PwC indicó que las prioridades del Gobierno deberían ser: mejorar la infraestructura del país -electricidad, agua, transporte, vivienda, banda ancha- (71%); crear un sistema impositivo más eficiente e internacionalmente competitivo (62%); asegurar la estabilidad del sector financiero y el acceso al capital económico (55%); reducir la pobreza y la inequidad (45%).

Seguí leyendo:

Temas relacionados:

Notas relacionadas: