Publicidad Bajar al sitio
| InfocampoTV

Invernaderos subterráneos: los más recomendados para zonas muy frías y ventosas

El INTA informa dio a conocer la construcción de invernáculos subterráneos, diseñados para resistir fuertes vientos y bajas temperaturas, con el fin de poder lograr extender el cultivo de verduras y hortalizas en otoño y adelantarlo en primavera.

Print Friendly, PDF & Email
14.08.2018 | Por Solana Sommantico
Solana
Sommantico

Técnicos del INTA muestran las ventajas y beneficios de la construcción de invernaderos de altura para cultivos frutihortícolas. En la Patagonia, las condiciones climáticas puede llegar a ser muy desfavorables, por lo tanto, esta puede llegar a ser una gran idea para los productores.

María Lang, especialista del INTA Luján de Cuyo, Mendoza, destacó la importancia de considerar a los invernaderos subterráneos como “complemento de la huerta, debido a que permiten extender los cultivos durante el otoño y anticiparlos en la primavera”.

×

Los técnicos recuerdan que en la cordillera y zonas cercanas, la luminosidad es mayor, por lo tanto no es aconsejable mantener los cultivos durante el verano, debido a que las temperaturas pueden aumentar hasta niveles perjudiciales para las hortalizas.

Sin embargo, Lang indicó que “en invierno y primavera es una buena opción para la producción de los plantines o almácigos que luego serán trasplantados a la huerta exterior”, y agregó: “Se adelanta la producción y se escapa de las heladas tardías que tanto afectan los cultivos hortícolas en estas zonas”.

Invernaderos subterráneos

El INTA indica que los mismos son muy útiles para zonas muy frías y muy ventosas. “Al estar enterrados combinan los principios de calentamiento solar pasivo con una estructura protegida por la tierra”, señaló Lang y explicó que “gracias a que su construcción implica que estén enterrados, no son tan castigados por los fuertes vientos (con ráfagas) que se presentan en zonas como Uspallata”.

Fuente: INTA informa

¿Cómo construirlos?

Para su construcción el INTA menciona que el invernadero debe tener una profundidad de 40 centímetros, que sobresale un metro del suelo y sus paredes son de adobe pegado con cal e incluye columnas de hormigón.

La estructura que sostiene el techo se arma con hierros, que se unen a las columnas. También tener en cuenta, que todas las paredes deben tener ventilación para evitar el sobrecalentamiento del interior, que se puede lograr con caños de PVC embutidos.

Para concluir, la técnica destacó que “es importante tener en cuenta que la cubierta plástica debe ser colocada en un solo paño, para evitar el solapamiento y la entrada de viento por las uniones que generarían el levantamiento o rotura del plástico”.

Fuente: INTA informa

22.05.2018 | Por Facundo Mesquida

Chile y la Argentina acordaron ampliar el paso Cristo Redentor

Cancilleres de la Argentina y Chile firmaran un acuerdo para ampliar el paso Cristo Redentor, que concentra el mayor registro de tránsito de pasajeros y carga entre ambos países.

11.12.2018 | Por Solana Sommantico

Reutilizan desechos de durazno y damasco para generar energía

La conservera Angiord SACI trabajó junto al INTI en un proyecto innovador, el cual le permite ahorrar un 25 % de gas requerido para una temporada de trabajo en una agroindustria. Los detalles.

27.09.2018 | Por Solana Sommantico

Aprendé a elaborar conservas vegetales

La Estación Experimental Agropecuaria AMBA invita a un taller de elaboración de conservas vegetales, a todos los interesados. El evento es libre y gratuito